lunes, 2 de febrero de 2009

Personajes que lucharon por la PAZ

ALBERT EINSTEIN (1.879-1.955) :
Físico y matemático norteamericano, de origen alemán. Einstein apoyó principalmente dos movimientos sociales de gran trascendencia: el pacifismo y el judaísmo (él era judío). Condenó públicamente la participación de Alemania en la I Guerra Mundial, Einstein fue uno de los pocos alemanes que se atrevieron a hacer esto.
Siguió con sus actividades pacifistas y sionistas, después de acabar la guerra, por lo que fue blanco de los ataques de grupos anti-judíos y de derechas alemanes. Sus teorías llegaron a ser ridiculizadas y cuestionadas en público, especialmente la de la relatividad, que era, quizás, la más difícil de creer y aceptar.
Einstein abandonó Alemania y emigró a Estados Unidos, en 1.933, año en que Hitler llegó al poder. Einstein se adelantó a los movimientos alemanes escapando hacia Estados Unidos. Allí se nacionalizó y ocupó un puesto en el Instituto de Estudios Superiores en Princeton, Nueva Jersey, que fue donde vivió a partir de entonces. Siguió con sus actividades en favor del sionismo pero abandonó su postura pacifista anterior a la vista de la amenaza que suponía para la humanidad el régimen nazi en Alemania y la presencia de Hitler en el mundo.
En 1.939 advierte al presidente Roosevelt, en una célebre carta, del peligro que significaba el que Alemania se anticipase a los Estados Unidos en la investigación atómica, hecho que motivó el proyecto Manhattan. El 11 de Abril de 1.955, pocos días antes de morir, Einstein firmó un documento escrito por su antiguo compañero de ideales pacifistas, Bertrand Russell, titulado “Advertencia a los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Unión Soviética, Francia, Canadá y China” Otras seis personas de su rango lo suscribieron también. En este documento se ponía en guardia a los gobernantes, por entonces más poderosos, contra el peligro de autodestrucción que significaban las armas nucleares.
Frase sobre la paz:
“Los ideales que ha iluminado mi camino y una y otra vez me han infundido valor para enfrentarme a la vida han sido: la bondad, la belleza y la verdad”
LIEV NIKOLÁIEVICH TOLSTÓI (1.828-1.910) :
Novelista ruso, profundo pensador social y moral, y uno de los más eminentes autores del realismo de todos los tiempos.
Su novela “Guerra y Paz” es considerada una de las más importantes de la historia de la literatura universal, es una visión épica de la sociedad rusa justo antes de la invasión
napoleónica. Esta extensa narración, principalmente una crónica de la vida de cinco familias aristocráticas, es una de las obras maestras del realismo, por la que desfilan 559 personajes, conmemora relevantes batallas militares y retrata a conocidas personalidades históricas.
“Guerra y Paz” emana una filosofía extremadamente optimista, que atraviesa los horrores de la guerra y la conciencia de los errores de la humanidad, lo que constituye el mensaje principal de la obra, escrita durante un periodo particularmente feliz de la vida del autor.
Entre sus novelas breves, la más importante es “Ana Karenina”, que constituye una de las mejores novelas psicológicas de la literatura moderna.
En su insuperablemente cándida a la vez que sólida “Confesión” (1.882), el autor ruso describe su creciente confusión espiritual, se culpa a sí mismo de llevar una existencia vacía y autocomplaciente y emprende una larga búsqueda de valores morales y sociales, que terminó por encontrar en dos principios del Evangelio cristiano: amor hacia los seres humanos y resistencia contra las fuerzas del mal. Recogió estos dos principios y los desarrolló en elocuentes ensayos, como “Amo y criado” (1.894). Desde el centro de la autocrática Rusia de su época, atacó sin temor las desigualdades sociales y las formas coercitivas del gobierno y de las autoridades religiosas, clamó por una liberación de los odios individuales y por la adopción de modelos de vida dictados por la conciencia de cada uno. Estos puntos de vista tan radicales provocaron su excomunión en 1.901.
Frase sobre la paz:
“Quien hace sufrir al prójimo, se perjudica a sí mismo. Quien ayuda a los demás se ayuda a sí mismo”.

SANTO TOMAS MORO (1478-1535) :
Político y escritor inglés, conocido por su postura religiosa contraria a la del rey Enrique VIII, que le costó la vida.
Moro fue presidente de la Cámara de los Lores en 1.529; por lo que pasó a ser el primer seglar que ostentaba ese cargo. Pero, su suerte cambió cuando se negó a apoyar la petición de Enrique VIII para divorciarse de Catalina de Aragón. Los escrúpulos religiosos de Moro hicieron que se negara a sancionar cualquier tipo de desafío a la autoridad papal, desafío que se realizaba en la acción del divorcio. Renunció a su cargo en 1.532 y se retiró de la vida pública. El rey se ofendió por la actitud de Moro, el cual era uno de los más allegados al rey, y le mandó encarcelar en 1.534. Moro fue juzgado al año siguiente; se negó a prestar juramento, afirmando que el Parlamento no tenía derecho a usurpar la autoridad papal en favor del rey. Moro fue condenado por su postura y fue decapitado el 7 de julio de 1.535. Fue canonizado por la Iglesia católica en 1.935, por la ferviente obediencia que le debía al catolicismo y al papa.
A Moro se le conoce sobre todo por su libro “Utopía” (1.516), un relato satírico sobre la vida en una isla de ficción llamada así. En esta isla, los intereses de los individuos se encuentran subordinados a los de la sociedad como conjunto, todos sus habitantes deben desempeñar un trabajo, se practica la enseñanza universal y la tolerancia religiosa y la tierra pertenece a todos. Estas condiciones son comparadas con las de la sociedad inglesa, con
una sustancial desventaja para esta última. “Utopía” fue la precursora de una serie de
obras similares.
Frase sobre la paz:
“Allí donde domina la propiedad, donde todo se mide con dinero, no se puede hablar de equidad y de bienestar social.”


BUDA (c.563-c.486a.C.) :
Fundador del budismo, nacido en el parque Lumbini cerca de Kapilavastu, en la actualidad Nepal, cerca de la frontera india. El budismo se basa en las cuatro santas verdades: toda vida está sometida al sufrimiento; la causa del sufrimiento son las pasiones, el deseo, la voluntad de vivir; libertarse del deseo de la voluntad de vivir suprime el sufrimiento; para libertarse del sufrimiento se debe seguir el camino de las ocho sendas: obrar bien, creer bien, hablar bien, pensar bien, etc. Esto conduce a librarse de reencarnaciones humanas inferiores (Samsara) y, en definitiva, a alcanzar el Nirvana. Buda fue uno de los seres humanos más grandes, un hombre de carácter noble y compasivo, de visión penetrante y pensamiento profundo. No sólo estableció una gran religión nueva, sino que su rebelión contra los extremos hedonistas, ascéticos y espirituales, y el sistema de castas ha influido de un modo decisivo en el hinduismo. Su rechazo de la especulación metafísica y su pensamiento lógico introdujo una corriente analítica importante que hasta entonces faltaba en la tradición hindú.
Frase sobre la paz:
“Si un hombre alocadamente me daña, le devolveré la protección de mi cariño”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada